27 de marzo de 2015

10 lecturas que siempre pospongo

¡Buenas! Hoy vengo con otro top ten. En esta ocasión se tratan de diez libros que quiero leer, y que a menudo cojo de la estantería con ese fin, pero que siempre termino posponiendo. No confundir con aquellos que tengo pendientes -aunque también entren dentro de este grupo-, porque entonces sería una lista kilométrica, no exagero. Como ya expliqué anteriormente, la sección Top Ten Tuesday que llevan a cabo muchos blogs conocidos es una idea original de The Broke and the Bookish. Sin embargo, como a mi no me terminan de entusiasmar las listas que suelen hacerse, de vez en cuando voy a elegir alguna que sí me llame la atención y que me apetezca hacer. Para dar todos los créditos, decir que ésta en concreto la vi en el genial blog de Vir, Butterfly Kisses. Sin más, os dejo con ellos. 


1. La ciudad perdida de Z, de David Grann. Lo tengo desde hace años en la estantería, y me tienta muchísimo. A ver, es una expedición al Amazonas en busca de la ciudad de El Dorado. Normal que me fascine. Pero nunca encuentro el momento. No obstante, no tardaré demasiado ya que quiero leerlo antes de que salga la adaptación cinematográfica

2. Emma, de Jane Austen. Lo he cogido de la estantería como un millón de veces, en serio. Pero nunca llego a abrirlo, siempre se pone en medio algún otro. Este año es el bicentenario, así que espero animarme. 

3. Criadas y señoras, de Kathryn Stockett. He aquí la prueba viviente de que no hay que ver la adaptación antes de leer el libro. La película me gustó mucho y sé que el libro me va a gustar muchísimo más, pero cada vez que lo miro pienso en que ya sé lo que va a pasar. Mejor ir a por otro desconocido. 

4. La indomable Sophia, de Georgette Heyer. Según tengo entendido es algo así como la precursora del género de la novela romántica histórica -sus novelas fueron publicadas a principio/mediadios del siglo pasado-. Sin embargo, no tiene demasiado en común con las autoras de hoy en día; su obra está inspirada en Jane Austen. Si estoy equivocada, que alguien levante la patita. Y mi escusa es que tengo las expectativas muy altas y me echan para atrás.

5. Choque de reyes, de George R. R. Martin. Esto tiene una explicación muy simple. Me encantó Juego de tronos, de verdad, pero mi hermano me regaló el segundo en formato bolsillo -ya sabéis, en dos tomos con letra minúscula-, y cada vez que lo abro mis ojos lloran de sufrimiento. 


6. El jinete de bronce, de Paullina Simons. Si dejamos de lado las expectativas también en éste, el problema que siempre encuentro es que es una trilogía, y eso en las historias románticas no me atrae demasiado. Siempre me digo que cuando tenga Tatiana y Alexander y El jardín de verano lo comenzaré. En fin. 

7. La historia interminable, de Michael Ende. Veamos, pertenezco al grupo de personas que no lo leyó en su infancia, en cambio sí que creció con la película. Sin andarme por las ramas, lo mío es miedo a que sea demasiado tarde para que me fascine. Por poner un ejemplo, ahí está La princesa prometida. Y, bueno, digamos que cada vez que me acerco al libro estoy una semana con la cancioncilla en la cabeza. Algo así como "neverending story aaah aaah aaah ♪"

8. El mar de los monstruos, de Rick Riordan. Leí el primero, El ladrón del rayo, hace un tiempo, y aunque me gustó, no llegó a estar a la altura -para mí, por supuesto- de la trilogía de los Kane. Así que es un constante sí pero no. 

9. Tokio blues, de Haruki Murakami. He puesto un libro al azar, ya que el que verdaderamente pospongo es a Murakami. Tengo seis de sus novelas en la estantería pero todavía no he leído ninguna. No hay una explicación coherente para ello. Seguramente siga haciéndome con sus libros. Yo soy así. 

10. El gremio de los magos, de Trudi Canavan. Ehem, ahora es cuando alguien me asesina. Tengo la trilogía esperando desde hace milenios. ¡Y le tengo ganas! Pero debe de haber algún tipo de campo de fuerza a su alrededor, no es mi culpa. De verdad. 

Contadme, ¿coincidís conmigo en alguno? ¿Los habéis leído u os pasa como a mí?

25 de marzo de 2015

¡A leer a Tolkien!

Hoy, 25 de marzo, se celebra el día internacional de leer a Tolkien (Tolkien Reading Day), escogido por ser el día en el que el Anillo Único fue destruido y Sauron perdió la visión del ojo -pobrecito-. Así que una servidora se va a poner manos a la obra y comenzar el segundo tomo, El Señor de los Anillos: Las dos torres. Sí, lo sé, este año Frodo no va a llegar a tiempo, pero es que hace apenas unos días que terminé La Comunidad del Anillo. Así que, sintiéndolo mucho, el Monte del Destino tendrá que esperar. Qué se le va a hacer. Eso sí, no estaré sola; hemos decidido leerlo de forma conjunta Beleth, de Book Eater, y yo. Si alguien más se quiere animar, ya sabe. Me hace especial ilusión que coincida en estas fechas esta celebración porque se trata de mi primera lectura de la obra del autor y la estoy disfrutando muchísimo. En vuestro caso, ¿tenéis algo planeado? ¿Empezar algún libro? ¿Releer vuestros pasajes favoritos? ¿Ver las películas? Espero que os animéis y me contéis, por supuesto. 


22 de marzo de 2015

Detalles lectores que molan

Estaba yo el otro día cotilleando por mis estanterías posibles libros que me sacaran de mi parón lector, cuando me topé con algo que me hizo sonreír. Mucho. Hay que matizar que tengo la manía de hojear los libros de forma compulsiva, no sé por qué; hay una fuerza superior a mí que me obliga a abrirlos aunque ya lo haya hecho cientos de veces. Pues bien, de esta forma me topé con un detalle monérrimo que tenía olvidado: las ilustraciones caseras de Dune [Frank Herbert]. Cierta persona me regaló el libro hace bastante tiempo y, siendo ella una friki del mismo, se le ocurrió adornar esa edición de bolsillo con todo tipo de dibujos. Algunos de ellos tienen relación con la historia en sí -como los que he elegido para enseñaros a continuación-, otros en cambio son más bien mensajes personales que seguramente sólo tengan sentido y gracia para nosotras debido a alguna anécdota extraña. La cuestión es que me hizo pensar en el valor sentimental que le añade a un libro un simple detalle de este estilo. Incluso en los casos de intercambios hechos con personas que apenas conoces, esos post-it o notas deseándote una feliz lectura son de agradecer. Un gesto de amabilidad tan sencillo es una gran forma de comenzar una lectura. En mi caso con una sonrisa, que no es poco. ¿No os parece?



20 de marzo de 2015

FRIDAY READS (20 de marzo)

¡Buenas! No suelo ser muy constante con esta sección -bueno, con ninguna ya que estamos-, pero hoy me apetecía enseñaros mis lecturas de este fin de semana. Ahora mismo estoy leyendo El señor de los anillos: La comunidad del anillo, de J. R. R. Tolkien. ¡Y me está encantando! Desde ya digo que seguramente pase a ser una de mis mejores lecturas de este año, tiene toda la pinta. No tengo perdón por no haberlo leído antes. Menos mal que Polly le puso remedio. Muchas gracias de nuevo. En cuanto al segundo libro, se trata de No hay amor sin espinas, de Sarah MacLean. Estoy deseando conocer la historia de Temple; seguro que no me decepciona. Y eso es todo por ahora. ¿Habéis leído alguno? ¿Os llaman la atención?