2 de mayo de 2016

BOOK TAG de los CLÁSICOS



1. Un clásico sobrevalorado que no te gustó


Sobrevalorado puede que sea una palabra un poco fuerte. Que a mí me guste más o menos un libro no significa nada, pero bueno. Dejando un poco de lado eso, no se me ha ocurrido ningún libro que me haya decepcionado hasta esos extremos, así que he elegido Tom Sawyer, de Mark Twain. Recuerdo que de pequeña se lo robé a mi hermano cuando se lo mandaron en el colegio -que es el ejemplar que todavía tengo-, y lo abandoné al poco de empezarlo porque no me estaba gustando demasiado. Desde entonces lo he intentado leer en varias ocasiones y nunca he pasado de las primeras páginas, así que tampoco puedo juzgarlo demasiado. Creo que lo mío ya es manía, sin más.

2. Período histórico favorito para leer


Me encanta la época victoriana. Podría leer un libro detrás de otro y no me cansaría. Lo mismo que de la georgiana. De la eduardiana he leído muy poco pero me llama mucho también. En general, siglos XVIII y XIX. Del siglo XX, además de lo dicho, me llama casi todo hasta más o menos los años cincuenta. Cualquier historia ambientada en la Primera o la Segunda Guerra Mundial me gustará -a no ser que sea mala, claro-. De los locos años veinte me he enamorado gracias a El gran Gatsby y tengo ganas de leer mucho más, así que se admiten recomendaciones.

3. Cuento de hadas favorito


Nunca he sido mucho de cuentos de hadas. A mí todo lo del príncipe azul me da un poco de urticaria, la verdad, pero eso no significa que no me guste leer los cuentos clásicos. Eso sí, si son los auténticos, esos que te dejan traumatizado de por vida, mucho mejor. No me digáis que la versión de la Bella Durmiente violada por el príncipe no tiene miga... Pero bueno, a lo que vamos, si me tengo que quedar con alguno sería con La bella y la bestia. Supongo que por influencia de Disney. Y, aunque sería un poco repulsivo -no quiero pensar demasiado en ciertas cosas-, a mí me habría gustado más si la bestia siguiera teniendo la apariencia del principio. 

4. Clásico que te avergüenza no haber leído todavía


A ver, vergüenza, lo que se dice vergüenza, tampoco. Pero hay dos libros en concreto que sí que me fastidia un poco no haber leído a estas alturas de la vida. El primero es El retrato de Dorian Gray, y es más que nada porque, si lo pienso, no conozco en absoluto la historia. Creo que tampoco he visto ninguna adaptación de la obra, más allá de pequeñas apariciones del personaje en diferentes películas o series, como Penny dreadful. El segundo es El conde de Montecristo, que al contrario que con Dorian, lo quiero leer precisamente porque sí conozco la historia por las adaptaciones y me encanta. Hace un tiempo lo comencé en una lectura conjunta y me estaba gustando mucho, pero lo abandoné y no recuerdo la razón. 

5. Top cinco clásicos que vas a leer pronto


Eso de que voy a leerlos pronto, no sé yo. Dejémoslo en que son los que más me llaman ahora mismo desde la estantería. Bueno, Mansfield Park sí que lo voy a empezar ya porque es el elegido este mes en el Club Pickwick. Junto con Emma es el único que tengo pendiente de Jane Austen. A Guerra y paz le tengo muchísimas ganas desde que leí Anna Karenina. Sé que va a ser una lectura más difícil o extensa que éste, pero aún así gracias a Anna he perdido todo el miedo a los rusos. O casi. El culpable de que aquí aparezca Al este del Edén, como siempre digo, es Jorge, del blog Persiguiendo dragones. El problema es que llevo mucho tiempo posponiendo su lectura. De Cumbres borrascosas he hablado de hacer una lectura con cierta persona y, aunque sigo teniéndole pavor, mis ganas van en aumento. De 1984 poco puedo decir además de que es 1984. Sin más. 

6. Libro favorito basado en un clásico


Por más vueltas que le he dado no se me ha ocurrido ninguna novela. Así que he pensado en La cámara sangrienta, de Angela Carter, el cual está formado por varios relatos basados en algunos cuentos de hadas. Eso sí, la autora les da un toque muy personal y oscuro. De momento sólo he leído un par de Caperucita roja y otro de La bella y la bestia y me han encantado. 

7. Adaptación favorita, ya sea serie o película, de un clásico



Hablemos de Jane Austen. Sé que mucha gente no estará de acuerdo conmigo, pero a mí la adaptación de Orgullo y prejuicio del 2005 me parece una pasada. Sí, la miniserie me gustó, pero sin más. Al contrario que en Anna Karenina, aquí Keira Knightley borda el papel. Me parece la perfecta Lizzy, al igual que Matthew Macfadyen es el perfecto Mr. Darcy. Oins, ese momento mano. Y, como veis, no me he podido resistir y tengo que mencionar también la versión de Sentido y sensibilidad del '95. Porque sí. Porque es mi Austen favorito y aun así no le encuentro pegas a la adaptación. Además, Alan Rickman siempre será mi coronel Brandon. Sé que mucha gente estará pensando por qué no aparece Norte y sur, que se merece un monumento, sin duda. El problema es que no he terminado de leer el libro, lo tengo actualmente empezado, así que sería hacer trampas. Eso sí, tengo que decir que de momento -ahora me llueven piedras- me quedo con la miniserie, aunque el libro me esté encantando.

8. Peor adaptación


Sigamos hablando de Jane Austen. Quizá esta película no se merezca estar aquí, no lo sé. Lo que sí es verdad es que es la primera que me viene a la cabeza cuando lo pienso. Y es que nada más terminar de leer el libro, con lo mucho que me gustó, me puse a ver esta adaptación del 2007 y fue un horror. Para mí esto no era Persuasión. Ni los personajes ni nada. Quizá algún día la vuelva a ver y cambie de idea, quién sabe. 

9. Ediciones favoritas 




Aquí se me ha ido un poco la mano, lo reconozco. Empecé a sacar libros de las estanterías y no sabía cuál elegir. Empecemos por la primera imagen. Si hay dos editoriales que me encantan en cuanto a clásicos se refiere son Alianza y Alba editorial. Pero en concreto he elegido las ediciones de la colección 13/20 y Minus, respectivamente. Buenas traducciones, ediciones bonitas y buen precio. En la segunda imagen tenemos más libros de bolsillo; a la izquierda la colección Contemporánea de Debolsillo, que me parecen muy elegantes; y a la derecha las preciosas Austral singular. Sí, mi última obsesión. Por favor, miradlas bien. Amor. En la última fotografía he elegido cinco editoriales que son para babear directamente. El ejemplar de Peter Pan es de la editorial Blume, que cuenta con una pequeña colección de clásicos ilustrados como este. Una maravilla. Al lado está La saga de los Forsyte, de Reino de Cordelia. Pocas editoriales miman tanto sus ediciones. La isla del tesoro por Libros del zorro rojo, otra editorial increíble. Sus precios, al igual que los de Cordelia, suelen ser altos pero es que ellos lo valen. En la parte de abajo está Evelina, de d'Época. Clásicos muy cuidados que además vienen siempre con un detalle que ninguna otra editorial tiene -a ver si alguien aprende-, un marcapáginas y lámina de la portada. Así da gusto. Y por último Anaya, pero en concreto su colección Libros regalo. Babeo cada vez que saco de la estantería esa edición de Drácula, o la de La isla del tesoro, o El libro de los 101 cuentos, al que pertenece la ilustración de La bella y la bestia que visteis más arriba. En fin, que cualquiera es una más que buena opción. 

10. Un clásico poco conocido o infravalorado que recomiendes


Sí, ya termino. Lo prometo. Al pensar en un clásico poco conocido o infravalorado, por lo menos en España, me ha venido a la cabeza inmediatamente La tierra de los abetos puntiagudos, de Sarah Orne Jeett. Una pequeña joya que nos transporta a un pueblo pesquero de la costa de Maine a finales del siglo XIX. Con unos personajes entrañables, una ambientación bucólica, una escritura tan bonita y cuidada... es nostalgia en estado puro. Una auténtica maravilla, de verdad. Muy, muy recomendada. En nuestro país está publicada por la editorial Dos Bigotes. Y no, detrás de él no se encuentra La isla del tesoro. No. Ehem.

24 de abril de 2016

IMM ~ In my mailbox (101)


Después de mucho tiempo desaparecida -espero que alguien lo haya notado-, aquí estoy con un IMM.


Empiezo con el segundo y tercer libro de la trilogía El mar quebrado, de Joe Abercrombie: Medio mundo y Media guerra [Fantascy]. El primero me gustó mucho, así que tengo muchas ganas de ver cómo siguen. Por cierto, ya se ha confirmado que este año el autor volverá de nuevo al festival Celsius 232. El siguiente libro que quiero enseñaros es Stoner, de John Williams [Baile del sol] Se me olvidó hacerle una foto individual pero lo podéis ver en la grupal de un poco más arriba. Aunque en España creo que no es muy conocido, en blogs y canales ingleses no dejo de verlo continuamente. Me tocó hace un tiempo en el blog La caverna literaria.


Los cuatro siguientes pertenecen a la editorial Alba, todos ellos historias cortas menos La adúltera, de Theodor Fontane. Éste más o menos ya sabéis de qué trata sólo por el título. Los otros son Lugares comunes, de Christina Rossetti, El velo alzado, de George Eliot y La mujer gris, de Elizabeth Gaskell. Según tengo entendido estas ediciones en concreto están actualmente descatalogadas -yo los encontré de segunda mano-, aunque El velo alzado, por ejemplo, lo han reeditado en la colección Brevis de la editorial.


Un título que ha rescatado hace poco el sello Nova es La patrulla del tiempo, de Poul Anderson. Clásico de la ciencia ficción que recoge las historias cortas de Manse Everard, policía del tiempo que debe vigilar el pasado y corregir las posibles alteraciones. Ya está leído y en general me ha gustado bastante, sobre todo los temas que trata cada historia. No obstante, hay un par que se me han hecho muy cuesta arriba. Ya diré en la reseña. Por otro lado está Las puestas del infinito, de Víctor Conde y José Antonio Cotrina [Fantascy] Hicimos lectura conjunta allá por febrero en el Reto 10x10 y resultó una auténtica decepción, por lo menos en mi caso. Os dejo la reseña aquí.


Endymion y El ascenso de Endymion, de Dan Simmons, son el tercer y cuarto libro de la tetralogía Los cantos de Hyperion. No tengo mucho que decir porque aún no los he leído, aunque me han comentado que baja un poco la calidad respecto a los dos primeros. Las ediciones una pasada, como todas las que está publicando actualmente Nova.
    

El siguiente es Las sombras de la memoria, de Mercedes Guerrero [DEBOLS!LLO]. Lo empecé hace poco y me estaba gustando bastante, aunque lo dejé de lado por culpa de mi parón lector -de ahí que haya tenido también el blog abandonado-. A ver si lo retomo pronto y os cuento. Lo mismo podría decirse de Y tú no regresaste, de Marceline Loridan-Ivens [Salamandra].


Elantris, de Brandon Sanderson [Nova] Nueva edición por el décimo aniversario. Se trata de la versión definitiva revisada por el autor, además de los cambios y mejoras de la traducción española. Tengo la antigua en bolsillo, pero está firmada por el autor así que conservaré ambas. A su derecha se encuentra El fin de los tiempos, de Susan Ee [GranTravesía] Tercera y última parte de la serie El fin de los tiempos. Aquí os dejo la reseña del primero, Ángeles caídos.


Por último, El forastero misterioso, de Mark Twain [Libros del Zorro Rojo] Una preciosidad ilustrado por Atak. Os traeré foto-reseña. Y Los habitantes del bosque, de Thomas Hardy [Impedimenta] Regalazo de Tinuwel, de Lectura directa, por El Día del Libro. Estoy enamorada de las ediciones de esta editorial, y eso, encima Thomas Hardy. ¡Muchas gracias de nuevo!


Y eso es todo por ahora. ¿Os llama alguno? ¿Los habéis leído? Contad. 

8 de marzo de 2016

Las puertas del infinito
Víctor Conde - José Antonio Cotrina


Lo primero que voy a hacer es recomendar que os paséis por Generación reader, donde podréis encontrar una reseña en condiciones, como es habitual. Yo creo que me limitaré a decir cuatro tonterías -como es habitual también en mí- para así poder seguir mirando la puerta de mi habitación fijamente, a ver si ésta obra algún milagro y puede llevarme a algún mundo alternativo donde sí sea capaz de encontrar una explicación a lo que acabo de leer. Mi cerebro ahora mismo está intentando procesar algunas de esas cosas a la vez que trata de borrar otras. Madre mía. No sé por dónde empezar. Digamos que Las puertas del infinito es un libro muy, pero que muy, singular. De esos que asombran para muy bien o para muy mal, según el lector. No creo que haya un termino medio, más que nada porque los autores llevan la historia a límites inimaginables y rocambolescos. Hasta el extremo de que ahora, después de terminarlo, no sé realmente si lo que he leído era lo que estaba escrito y los autores me han querido contar, o he tenido algún tipo de conmoción cerebral y en realidad me lo he inventado yo todo. En serio, algunas cosas son como para mear y no echar gota, si me permitís la vulgaridad. 

En Las puertas del infinito nos encontramos con dos protagonistas -en realidad son tres pero hagamos la vista gorda-, cada uno de ellos con una trama aparentemente individual, por lo menos hasta algo más de la mitad del libro. Riddly vive en Londres a comienzo del siglo XX, en lo que se conoce como la Mansión Infinita. En ella se hallan una infinidad de puertas, las cuales pueden conducir a cualquier sitio. A las personas con la capacidad de abrir estas Puertas se les conoce como aperimantes. Por otro lado tenemos a Rebeca, que vive en Colapso, un mundo alternativo en el que es esclava, ladrona y saltadora. Básicamente se dedica a viajar, a petición de su amo, a Tierras Alternas en busca de todo tipo de objetos extraños. Como malos malísimos tenemos a los ikari, una raza de guerreros nómadas que se dedican a esclavizar mundos. Y hasta ahí puedo leer sin meter demasiado la pata. Llegado un punto, como digo, ambas tramas se unen para intentar que le explote el cerebro al lector. Todo esto aderezado con numerosas situaciones extrañas que no he llegado a entender del todo y otras que me han resultado totalmente absurdas. Los autores nos bombardean con ideas, descripciones y explicaciones a las que yo, personalmente, no les he encontrado ningún sentido en ningún momento. Parece como si se las fueran sacando de la manga continuamente, sin estar verdaderamente integradas en la trama. 

Si esto no fuera poco, la lectura se hace cuesta arriba a causa del estilo de ambos, con frases sumamente recargadas y a veces difíciles de entender. Aun así, salta a la vista que está escrito a cuatro manos por la diferencia de expresiones, de ritmo, etc. Me fastidia bastante tener que decir tantas cosas negativas del libro porque realmente tiene ideas muy buenas que desarrolladas de otra forma quizá me habrían encantado, pero es que no he conseguido meterme en la historia en ningún momento. Los personajes están poco desarrollados, o por lo menos esa es la impresión que he tenido. Algo va mal cuando, después de tantas páginas, no te importa lo que le vaya a ocurrir a los protagonistas. Y ya que estamos, al universo en general. Y, en fin, los giros del final digamos que sí sorprenden, pero tampoco me han entusiasmado -por no decir horrorizado en ocasiones-. Ambos autores por separado me gustan y seguiré leyendo lo que vayan publicando en el futuro, a no ser que vuelvan a colaborar juntos. Una pena.

26 de febrero de 2016

They had not noticed the magic

Hoy me apetecía traer algo diferente al blog. Algo que no tuviera que ver con recomendaciones de libros, con reseñas, ni nada por el estilo. Quería que fuera algo más personal. Algo que a mí me emocione y que quiera compartir en este rincón. Seguramente para muchos de vosotros no voy a descubrir nada nuevo. Pero para los que sí, espero que disfrutéis y apreciéis esta pequeña joya durante los escasos dos minutos que dura. Igual que hice yo en su día. Se trata del poema Nirvana, de Charles Bukowski, leído por el gran Tom Waits. Nunca he leído nada de Bukowski, lo que es una pena, pero sí que conozco a Waits y el sentimiento y emoción que transmite en cada una de sus canciones. Si a esto se le añade esa voz única, esta pequeña maravilla se convierte en una obra de arte. Espero que vosotros sí percibáis la magia.