27 de agosto de 2015

¿Qué libro de Jane Austen prefieres?


Hace pocos días se me ocurrió subir esta misma imagen a Instagram y preguntar por vuestro libro favorita de Austen. La verdad es que las respuestas no dejan de sorprenderme en muchas ocasiones. Por alguna razón me cuesta asociar ciertos libros a la personalidad de ciertas personas. En mi caso, sin ir muy lejos, resulta extraño que no haya caído rendida a los pies de Mr. Darcy y a Orgullo y prejuicio en general. Sin embargo adoro y mucho Sentido y sensibilidad, incluso teniendo en cuenta que soy totalmente opuesta a cualquiera de los personajes que podemos encontrar en él. ¿Quizá es esa la razón? Puede que dependa de muchos factores, como el momento de tu vida en el que lo hayas leído, si guardas un recuerdo especial de esa novela en concreto, etc. Me gustaría mucho que me dierais vuestra opinión y dijerais el título de vuestro preferido -y de aquél que no os guste, si queréis-, aunque no hayáis leído todos. Prometo no juzgar a nadie, ni siquiera a aquellos que odien La abadía de Northanger. Me controlaré. 


25 de agosto de 2015

No hay amor sin espinas, de Sarah MacLean


A estas alturas de la vida no creo que haga falta que os recomiende los libros de Sarah MacLean si ya conocíais con anterioridad alguna de sus novelas. Es una apuesta segura para cualquier amante del género romántico. Sin embargo, me veo en la obligación de repetirlo de nuevo para aquellos de vosotros que todavía no se hayan enterado: esta mujer, a día de hoy, es una de las mejores escritoras románticas que llegan a nuestro país, de eso no hay duda. Hoy os vengo a hablar del tercero libro de la serie Las reglas de los canallas. Si en el primero, Un canalla siempre es un canalla, nos encontramos con la historia de Michael y en Amor con amor se paga conocimos la de Cross, ahora le toca el turno al tercer propietario del club de juego más exclusivo y con peor fama de todo Londres: Temple. Si bien nunca fue el que más me llamó la atención de los cuatro canallas, ha resultado ser -por ahora- con el que más he disfrutado. 

Temple es conocido por todos como el duque asesino, apodo que le persigue desde hace doce años por el asesinato de la joven Mara Lowe. El problema es que no tiene ningún recuerdo de esa noche, momento en el que su vida cambió para siempre. Repudiado por los suyos, y con un cargo de conciencia que le atormenta, Temple es ahora uno de los cuatro poderosos hombres conocidos como los ángeles caídos de la alta sociedad. A primera vista es el más violento y oscuro de ellos, sobre todo por la actividad que desempeña en el club: la lucha. No obstante, pronto nos daremos cuenta de que su pasado le atormenta, sí, pero que no es un hombre cruel en absoluto. Más bien todo lo contrario. Incluso con la aparición de la no-tan-muerta Mara Lowe y de la rabia y el rencor que en un primer momento siente, muestra en todo momento unas cualidades que seducen al lector. A pesar de todo, esto no quiere decir que nuestra protagonista se vaya a ir de rositas, porque la venganza y la redención serán los principales objetivos de él. Eso sí, no esperaba toparse con una mujer luchadora imposible de intimidar, ni siquiera por el hombre al que arruinó la vida. Mara le propondrá un trato; la confesión de lo que realmente ocurrió en el pasado y, por tanto, la restauración de su reputación, a cambio del perdón de las deudas de su hermano. El acuerdo parece bastante conveniente para ambos bandos, por lo menos hasta que se empiezan a interponer los sentimientos.

Creo que sin duda lo que más me ha gustado es el más que evidente parecido entre los protagonistas. Incluso teniendo en cuenta que uno de ellos es el claro verdugo de la historia, esa noche doce años atrás cambió la vida de ambos de una forma que sólo ellos dos pueden llegar a entender. Ahí reside para mí el atractivo del libro y de los personajes. Las circunstancias les han convertido en personas luchadoras, la horma del zapato del contrario. Ninguno de los dos da el brazo a torcer, las batallas son continuas, lo que nos proporciona escenas divertidas y maravillosas. De todas formas, el pasado está ahí, y será un obstáculo difícil de superar para ambas partes. La forma en la que van conociéndose mejor, estrechando lazos y perdonándose poco a poco es perfecta. He destacado la personalidad de Temple, pero no puedo dejar de lado la de ella. Sarah MacLean siempre crea féminas inteligentes y fuertes, pero sin duda Mara Lowe destaca entre todas. Es un personaje que conquista desde el primer momento y que no hace más que mejorar página tras página.

Tengo que mencionar también a los secundarios. Harán acto de presencia, como es habitual, los otros ángeles caídos y sus respectivas mujeres. Sobre todo Michael, la persona más cercana a Temple, y Chase, el protagonista del próximo libro. De este último no puedo decir nada porque estropearía la sorpresa a aquellos que aún no han leído No hay amor sin espinas. No obstante, tengo que decir que la revelación o giro argumental que da la autora en la última página es fabulosa. Espero con muchísimas ganas su libro, no podía ser de otra manera.  

+ Comprar aquí.

24 de agosto de 2015

El día de Chu, de Neil Gaiman [Fotorreseña]

Hoy toca una fotorreseña que tengo pendiente desde hace bastante tiempo. Se trata de un pequeño cuento escrito por Neil Gaiman e ilustrado por Adam Rex. No os voy a engañar; lo primero que me atrajo del libro fue el nombre de Gaiman, eso es así. Por lo que quizá esperaba algo más adulto, incluso dentro del género infantil. Sin embargo nos encontramos con una obra dirigida claramente a los más pequeños de la casa. Además de por la corta extensión -apenas treinta páginas- y por el prácticamente inexistente texto, también por la simplicidad de la historia: Un pequeño panda llamado Chu que cuando estornuda provoca cosas terribles. ¿Qué cosas? ¡Ah!, toca leer. Según he podido ver en varias páginas, es la obra de la que quizá más se enorgullece el autor. Y en cierta forma entiendo el porqué. Para un adulto, incluso para aquellos a los que les encantan este tipo de cuentos, puede resultar demasiado sencillo, sin embargo se trata de una historia muy simpática protagonizada por un oso adorable. Es imposible que no guste. Desde que lo tengo en mi poder lo he releído/hojeado en varias ocasiones y no me canso. Además de por la sonrisa que me provoca, también por los encantadores dibujos repletos de todo tipo de animales realizando distintas actividades, con detalles muy graciosos. Tengo que aclarar que no me atrevo a recomendarlo a un adulto, eso depende de los gustos del consumidor. Yo, sin ir muy lejos, cada día aprecio más este tipo de libros. Eso sí, invito a que os hagáis con él para el disfrute de los peques de la casa. Les encantará. Por mi parte, espero la publicación de Chu's day at the beach y Chu's first day of school. Os dejo también el booktrailer del libro presentado por el propio Neil Gaiman. No tiene desperdicio. 










+ Comprar en Amazon.

21 de agosto de 2015

Lectura conjunta: Matar (a) un ruiseñor

¿No has leído todavía Matar un ruiseñor? ¡Cómo osas! Esta es tu oportunidad de remediarlo. Vale, y la mía. Para qué mentir. Se trata de una de mis eternas lecturas pendientes, de esas que vas posponiendo una y otra vez por razones inexistentes. Así que ya va siendo hora de conocer a Atticus. Para ello hemos decidido organizar una lectura conjunta entre Beleth -Book Eater- y una servidora. Comienza hoy mismo, viernes 21, hasta el 28 de agosto. Hemos pensado que una semana es más que suficiente teniendo en cuenta la extensión del libro. No obstante, si alguien lo lee en menos tiempo o tarda algunos días más..., tampoco pasa nada. La cuestión es leerlo. Como siempre, iremos comentando nuestros progresos a través de Twitter con el hashtag #LecturaRuiseñor ¡Utilizadlo mucho! 

Ignorad mi extraordinario talento para la fotografía.