24 de junio de 2016

El guardián entre el centeno, de J. D. Salinger


El guardián entre el centeno es uno de esos clásicos modernos que, según la crítica especializada, hay que leer por lo menos una vez en la vida. ¡Y qué razón tienen! Publicado en 1951, rápidamente se convirtió en el libro más prohibido durante varias décadas en institutos estadounidenses debido a la franqueza y naturalizad con la que trata temas como el sexo, prostitución, o el consumo de alcohol y tabaco por simples adolescentes. Curiosamente, también es uno de los más estudiados, siendo lectura obligatoria en muchos de ellos. Pero si por algo es conocido y polémico es por la fascinación y obsesión que despertó en conocidos asesinos del siglo XX. Ha sido incluso calificado como instigador de masas. Citando al protagonista: me dejan sin habla

Lo que sin duda es cierto es que estamos ante un libro que no deja indiferente a nadie, para bien o para mal. Y es que, por lo que he podido ver, las opiniones no tienen punto medio: o lo amas o lo odias. Esto es debido en su mayor parte a la personalidad del protagonista que, dependiendo del lector, despierta fascinación o animadversión instantánea. En mi caso, Holden Caulfield ha pasado a convertirse en uno de mis personajes literarios preferidos, así como la novela forma ya parte de mi lista de favoritas. ¿La razón? Muchas y muy variadas. Pero si tuviera que destacar algo quizá sería la mezcla de mordacidad e inocencia de Holden, quien contagia de buen humor al lector; un humor tierno, si es que se puede definir así.

Pero vayamos a lo importante. Holden Caulfied es un joven de dieciséis años al que acaban de echar del colegio -de otro más- debido a las malas calificaciones. Aprovechando que sus padres no se enterarán de ello hasta varios días después, decide abandonar Pencey antes de tiempo y volver a Nueva York por su cuenta. Básicamente seguimos sus pasos y vivencias por esta ciudad durante un par de días mientras conocemos a diferentes personajes. Desde una prostituta, un taxista o una monja. Caulfield nos cuenta en primera persona todo lo que se le pasa por la cabeza, en su mayor parte críticas hacia todos y todo. Y es que si por algo destaca el protagonista es por el rechazo total hacia la sociedad y la falsedad e hipocresía de los adultos. Cualquier lector que haga una lectura superficial no verá nada más que un adolescente inmaduro, eternamente enfadado con el mundo y que se rebela ante la autoridad; una novela destinada a conectar únicamente con adolescentes. Pero va mucho más allá. Sin duda se trata de una novela de aprendizaje, enfocada en la transición entre la niñez y la vida adulta, pero también toca temas con los que personas de cualquier edad pueden identificarse, como son la soledad, la nostalgia, el desarraigo social, etc.

Holden es una contradicción en sí mismo. Es un idealista que lucha contra la idea de convertirse en aquello que más odia. Hace hincapié constantemente en la falsedad y superficialidad de los adultos, y sin embargo repite los comportamientos de todos aquellos a los que critica. Intenta aparentar más edad de la que tiene pero a la vez le deprime la pérdida de la inocencia. Admira y valora esa pureza de la infancia y siente la necesidad de protegerla constantemente, quizá precisamente porque sabe que él mismo está perdiendo la suya. Es inmaduro, pero a veces terriblemente sabio. Es cínico, sarcástico y mentiroso, pero amable y sensible. Maldice, fuma y bebe, pero la única felicidad que encuentra está en su hermana pequeña. Tal vez la mejor conclusión es que está perdido en un mundo que no comprende, que tampoco quiere comprender, pero en el que se ve obligado a vivir.

Tras terminar de leerlo entiendes por qué sesenta años después de su publicación sigue conservando la misma frescura del primer día. Las épocas pueden cambiar, pero las personas no. Holden Cauldfield es y será la representación de cualquier adolescente, y no tan adolescente, que busca su identidad y su lugar en la sociedad. Escrito de una forma divertida, tierna, irónica y mordaz, acompañaremos a Holden en su difícil viaje mientras reímos a carcajadas con sus observaciones sobre esos tíos falsísimos y todo eso.

+ Comprar aquí.

19 de junio de 2016

IMM ~ In my mailbox (103)


¡Buenas! Hoy toca enseñar mis adquisiciones de las últimas semanas.


Los primeros que os quiero enseñar pertenecen a la colección Austral singular. Si seguís el blog desde hace algún tiempo seguramente sabréis que tengo una pequeña obsesión con estas ediciones. Con Crimen y castigo, de Fiódor Dostoievski, tenía mis dudas por culpa de la traducción de Rafael Cansinos Assens, publicada por primera vez en 1935. Pero según parece ha sido revisada y actualizada, con la eliminación de enclíticos en desuso, que era lo que más me echaba para atrás. Así que bien. El otro es Jane Eyre, de Charlotte Brontë. Con este tengo ya tres ejemplares, pero es que es tan mono que no me pude resistir. Por favor, miradlo bien. El último de esta fotografía es El brazo marchito, de Thomas Hardy [AstroRey] Todavía no puedo decir mucho porque no lo he leído, pero es muy cortito así que espero traer la reseña en los próximos días. La edición es una auténtica preciosidad, sobre todo por las ilustraciones de Júlia Sardà.


Un nuevo integrante de la familia Alba Maior en mis estanterías. Nada más y nada menos que Hijas y esposas, de Elizabeth Gaskell. No paro de escuchar y leer cosas maravillosas de él, así que aquí está por fin. Seguro que me encanta. Además, llevo mucho tiempo conteniéndome para no ver la miniserie hasta después de leerlo. Ya va siendo hora. Al lado podéis ver el que es para mí la joya de este IMM: Rebeldes, de Susan E. Hinton [Alfaguara] Fue una de las pocas lecturas que me gustaron y me marcaron en el colegio, y lo recuerdo con muchísimo cariño. Espero que la relectura esté a la altura. Ya sólo me falta hacerme con la adaptación de 1983 de Francis Ford Coppola, que también me encantó en su día. Por cierto, menos mal que encontré esta edición, la única bonita de todas las que han publicado a lo largo de los años. Y precisamente es la más reciente y la más difícil de conseguir.


Los dos últimos llevaban bastante tiempo en mi punto de mira. La conjura de los necios, de John Kennedy Toole, lo encontré de casualidad con esta portada tan mona. Según tengo entendido es muy divertido. Promete bastante. Como agua para chocolate, de Laura Esquivel, lo ha reeditado hace poco DEBOLS!LLO. Éste es uno de los tres libros más conocidos e importantes publicados en mi año de nacimiento junto con Los pilares de la tierra y El palacio de la luna, motivo por el que quiero darle una oportunidad. Soy así que simple. 

Y esto es todo por ahora. ¿Os llama alguno? ¿Los habéis leído? Contad.

13 de junio de 2016

Resultado sorteo Las naves de la magia [Robin Hobb]

¡Buenas! Terminado el plazo para apuntarse al sorteo de un ejemplar de Las naves de la magia, de Robin Hobb, toca desvelar el nombre del ganador. Recuerdo que se trata de la primera parte de la trilogía Las leyes del mar, formada por: Las naves de la magia, Las naves de la locura y Las naves del destino. Ya podéis encontrar también el segundo a la venta y el tercero en apenas unos días. Si alguien quiere más información, aquí os dejo la página de la editorial. Quien quiera ver la lista de participantes y sus correspondientes números lo puede hacer en el último comentario de la entrada del concurso. Sin más, os dejo con el nombre del ganador.


¡Muchas felicidades! Por favor, envíame tus datos postales a tdelibros@gmail.com y te lo haré llegar cuanto antes. A los demás, muchas gracias por participar. ¡Nos leemos!

4 de junio de 2016

Seveneves, de Neal Stephenson


<<LA LUNA ESTALLÓ SIN AVISO PREVIO NI RAZÓN APARENTE>>

El comienzo de Seveneves no puede ser más formidable. Después de que un Agente desconocido provoca la fragmentación de la Luna en siete grandes trozos, la Tierra se convierte en una bomba de relojería. Lo que a primera vista parece un acontecimiento extraordinario pero sin mayores consecuencias, pasa a ser una catástrofe de proporciones bíblicas. Los fragmentos de la Luna seguirán chocando unos con otros de forma exponencial dando como resultado un bombardeo meteórico conocido como Lluvia Sólida que destruirá el planeta completamente, esterilizando toda la superficie y volviéndola inhabitable durante los siguientes 5000 años. La única forma de sobrevivir es alejándose de la atmósfera hacia el espacio. Ahí es nada.

Básicamente el fin del mundo ha llegado y es hora de que las principales naciones del mundo colaboren para llevar a cabo la empresa más ambiciosa de la historia: conseguir que la raza humana sobreviva en el espacio durante milenios, preservando así la especie y la herencia genética de la Tierra. El plan es crear un Arca alrededor o a partir de la Estación Espacial Internacional a la que se pueda enviar una pequeña porción de la población; diferentes grupos étnicos para la supervivencia de la diversidad genética y cultural. El autor nos explica al detalle la construcción de esta Arca Nube, sin saltarse ni un paso. Y, como imaginaréis, un proyecto científico de esa envergadura no es que sea fácil de entender, pero lo asombroso es que Neal Stephenson consigue que lo sea en la medida de lo posible. Los datos son constantes, se recrea a gusto en explicaciones sobre ingeniería espacial, robótica, genética y un grandísimo etcétera y sin resulta aburrido. Bueno, hay ocasiones en que el entusiasmo puede con él y se le va de las manos durante unas cuantas páginas, pero se le perdona por el magnífico trabajo que hace en todo momento.

Como es natural, en esta aventura acompañaremos a un número bastante grande de personajes, la mayoría de ellos astronautas de la propia Estación Espacial, y científicos, exploradores y pioneros enviados al espacio tras el incidente. Emprendemos una aventura épica, una lucha constante por la supervivencia. Nos centraremos casi desde el principio en ellos y dejaremos de lado la superficie de la Tierra. Quería mencionar esto porque me ha resultado especialmente inquietante lo rápidamente que nos volvemos insensibles a la situación de la población mundial, cómo vemos todo desde un punto de vista práctico. No hay nada que se pueda hacer por ellos, el futuro está en el Arca Nube y en el éxito de su misión, y es en ellos en quien tenemos que depositar nuestras esperanzas. En algún momento mencionan precisamente cuánto más grande es el impacto emocional de imaginar una muerte aislada, como se da el caso, que la de siete mil millones de personas. Por el camino toca muchísimos otros temas interesantes; filosóficos, morales, religiosos, políticos, etc., que dan mucho que pensar al lector y que enriquecen la lectura. Uno de los más interesantes es ya no sólo la lucha constante contra todos aquellos contratiempos en el espacio, sino la lucha contra el propio ser humano, en la mayoría de ocasiones su peor enemigo. Aunque igual de fascinante es el heroísmo desinteresado. En general todas las caras del ser humano que se dan en situaciones extremas.

Mencionar que el libro está dividido en tres partes. La primera y segunda están protagonizadas por los mismos personajes, desde la fragmentación de la Luna, pasando por los dos años de preparación del Arca Nube y todo lo acontecido tras el fin del mundo. Si tuviera que elegir, probablemente me quedaría con esta segunda, con todos los contratiempos que se producen, las discrepancias y sobre todo el ambiente tan claustrofóbico que se crea. Te hace replantearte hasta qué punto vale la pena todo ese esfuerzo tal y como están las cosas. La tercera y última, y precisamente la que quiero destacar, tiene lugar 5000 años en el futuro y aborda la recolonización del planeta. Es un cambio muy brusco en el que hay que poner en situación al lector con muchas explicaciones de lo que ocurre en esta época y de cómo el ser humano ha llegado al punto en el que se encuentra ahora. La opinión general, por lo que he podido ver, no es tan positiva en esta parte, pero a mí sí que me ha fascinado mucho más todo este nuevo mundo, sociedad y razas, así como los personajes que nos presentan. Me parce mucho más atractivo, aunque estoy de acuerdo en que le falta desarrollo. Las poco más de doscientas páginas no son suficientes para explorarlo como se merece, por lo que deja algunas cosas en el aire. Un libro aparte habría sido de agradecer. En mi caso me ha dejado con la miel en los labios y una sensación agridulce precisamente por lo mucho que lo estaba disfrutando, por lo que sigo eligiendo la segunda parte por su calidad.

En general ha sido una lectura muy satisfactoria y toda una sorpresa. A los lectores que ya conozcan a Neal Stephenson poco más puedo decirles, pero a aquellos que se estén planteando si probar o no con este tipo de ciencia ficción más dura, decir que quizá exija un poco más de concentración y de esfuerzo en algunos momentos por parte del lector, pero que todo ello es recompensado con creces. Yo, sin duda, no tardaré en leer algo más del género y del autor.