Los años ligeros, de Elizabeth Jane Howard

noviembre 08, 2018


Si alguien me preguntase ahora mismo por una de mis mejores lecturas de este año o por alguna recomendación especial, mi respuesta sería sin lugar a dudas Los años ligeros, de Elizabeth Jane Howard. Y eso teniendo en cuenta que el estilo de la autora se me atragantó un poco la primera vez que intenté leerlo hace algunos meses. Pero vayamos por partes. Los años ligeros es la primera parte de las Crónicas de los Cazalet, una saga familiar compuesta por cinco libros publicados entre 1990 y 2013. Es considerada, según parece, el último gran clásico de la novela inglesa del siglo XX además de la novela-río más importante escrita en Gran Bretaña desde Una danza para la música del tiempo de Anthony Powell. No soy quién para poner en duda ninguna de estas afirmaciones, y mucho menos después de haberla disfrutado tanto, pero si aún tenéis alguna reticencia a la hora de aceptar la recomendación, por lo menos haced caso a Sybille Bedford que de ella dijo: <<con el tiempo sus Crónicas, como las de Trollope, se leerán como clásicos sobre la vida en Inglaterra>>. O a Martin Amis: <<Junto con Iris Murdoch, la escritora más importante de su generación>>. Además, otros afirman que es una mezcla entre La señora Dalloway y Downton Abbey, lo que quizá sea un aliciente para muchos. Sea como sea, si os gustan los libros costumbristas y bien escritos, tenéis que darle una oportunidad.

Los años ligeros nos cuenta la vida de una familia acomodada de clase media-alta durante la época de entreguerras. En concreto, seremos testigos de los dos últimos veranos de paz que viviría Inglaterra en mucho tiempo, los de 1937 y 1938. Seguiremos a todos los Cazalet a Sussex, donde tres generaciones diferentes se mezclan en esa finca familiar donde parece que no ocurre nada, donde las descripciones de la vida cotidiana sumergen al lector en una atmósfera aparentemente bucólica de comidas en familia, charlas en el jardín, juegos y viajes a la playa. Pero veremos mucho más, seremos cómplices de la insatisfacción -toca el tema de la sexualidad femenina, por ejemplo-, además de los miedos y deseos de todos y cada uno de ellos. Se debatirán entre las normas y costumbres de otra época y los cambios y libertades de una nueva. Se replantearán su lugar en un mundo que está por venir, la mayoría en silencio, sin hacer partícipes a los demás de sus inquietudes. Ese amplísimo arco de personajes darán voz a mujeres, más allá de sus papeles como madres y esposas, a maridos infieles o abnegados, niños temerosos de enfrentarse al mundo, adolescentes obligadas a crecer demasiado deprisa, y un gran etcétera. Todos ellos brillantemente retratados. Puede que algunos personajes no conquisten al lector, incluso lleguemos a aborrecerlos u odiarlos, pero ahí está la gracia. Son creíbles, producto de la sociedad del momento. Y ninguno dejará indiferente. Es muy interesante el contraste entre el primer verano, más evocador y descriptivo, y ese segundo, con la amenaza de la Segunda Guerra Mundial cada vez más cerca. Y aunque la vida cotidiana se adapte a las nuevas necesidades, los Cazalet seguirán sumergidos en sus problemas familiares y personales, sin abandonar del todo un estilo de vida que tiene los días contados.

En cuanto al estilo de la autora, es sencillo y directo, sin por ello perder elegancia. El único problema que me encontré en un primer momento tiene más que ver con el detallismo extremo de algunas descripciones. No obstante, al tratarse de una novela coral en la que cambiamos continuamente tanto de punto de vista como de trama, la narración resulta ágil, sin llegar a aburrir en ningún momento. Precisamente ésta una de las razones que lo hacen tan especial; en un instante te zambulle en la íntima descripción de una habitación y acto seguido te deleita con las aventuras de los más pequeños,  o con los contratiempos de los criados. Elizabeth Jane Howard cuida hasta el más mínimo detalle, tanto de los personajes como de su entorno. Y teniendo en cuenta que por aquellas fechas la autora tenía la edad de alguna de sus protagonistas, posiblemente paseemos por muchos de sus recuerdos. Atrapa con la mezcla de tramas y situaciones tanto divertidas como emotivas, disparatas y serias. Tiene un poco de todo, lo que logra que la familia resulte tan cercana, tan real y tan inolvidable. Y lo mejor de todo es que podremos seguir disfrutando de ellos durante cuatro libros más.





The Cazalets (2001)

You Might Also Like

3 comentarios

  1. Cuatro libros más... Es lo único que me pesa, porque todo lo demás que nos has contado me atrae muchísimo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí tampoco me suelen convencer las sagas, pero en este caso es distinto. Seguiremos a los personajes en diferentes momentos de la Segunda Guerra Mundial, por lo tanto diferentes momentos también de su vida. Me ha gustado tanto que seguiré con los demás, pero en el caso de que no lo hiciera no sentiría que la historia se queda a medias. Es una lectura satisfactoria de por sí ;)
      Ya dirás si en algún momento te animas!
      Besos!

      Eliminar
  2. Cuando me lo lea ya te echaré la culpa si no me gusta xDDDDDDDDDDDDDDDD

    ResponderEliminar

¡Bienvenido a mi casa! Entre libremente y por su propia voluntad, y deje parte de la felicidad que trae
~゜・_・゜~ <--- Esto es un murciélago, no Sailor Moon.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *