La seducción de Elliot McBride, de Jennifer Ashley

marzo 08, 2014


La locura de lord Ian McKenzie fue toda una sorpresa en su día, supuso el descubrimiento de una autora con un gran talento dentro del género romántico, además de un soplo de aire fresco. Sus siguientes novelas, todas ellas de los hermanos Mackenzie, dejaron aún más claro que lo suyo no había sido un éxito pasajero, y que tendríamos historias de calidad durante bastante tiempo. Y sigo convencida de ello, incluso después de este pequeño pinchazo en el camino. La seducción de Elliot McBride me ha parecido un libro correcto, con personajes correctos, una relación amorosa correcta e incluso una trama de suspense correcta. No le ha sobrado nada, pero sí le ha faltado algo.

La historia de amor, como digo, está bien. Las escenas entre los protagonistas son dulces y apasionadas, todo lo que se podría pedir. Son, por tanto, dos personajes que combinan bien, incluso teniendo en cuenta un pequeño problema del que hablaré dentro de un momento. Por lo que me llevó bastante tiempo darme cuenta de cuál era esa carencia que no los hacía brillar. Y es precisamente la ausencia de una base sólida en su relación. Ambos se conocen desde que eran jóvenes, pero llevan separados muchos años, siendo que ambos aparentemente han estado enamorados toda la vida. Pero apenas nos hablan de esa época, y lo que nos cuentan no tiene mayor trascendencia. No fue una separación trágica ni mucho menos. Sin embargo, doce años después sus caminos vuelven a cruzarse y ambos terminan casados, retomando la relación de amistad sin ningún tipo de dificultad y sin apenas reproches, lo que choca bastante, sobre todo por el tiempo trascurrido. En apenas un día el matrimonio tiene la apariencia de uno que lleve junto muchísimo más. Tendría que producirse una tensión, una dificultad a la hora de volver a tratarse, una pasión más allá de la cama. Tampoco sabemos prácticamente nada del pasado de ella, lo que resulta extraño. En el caso de él sí que conocemos qué ha sido de su vida desde que sus caminos se separaron cuando apenas tenían dieciocho años. Ese pasado es el eje central de la historia. Elliot buscó fortuna en la India, donde fue capturado y torturado durante varios meses. Ahora arrastra unas secuelas horribles, que no le dejan llevar una vida normal. Es el prototipo de héroe torturado, y la autora consigue un personaje creíble y bastante bien llevado. Como es habitual en este tipo de novelas, la protagonista es la única persona capaz de ayudarlo: su ancla, por llamarlo de alguna manera. Sin embargo la sensación que he tenido es de una idealización de Juliana por parte de Elliot. El lector, o por lo menos yo, tiene la impresión de que él retoma el enamoramiento de antaño cuando es secuestrado, para poder de alguna manera poseer una esperanza a la que aferrarse. Y lo digo porque la linea temporal no es demasiado consecuente. Está la separación, la vida de Elliot en la India durante muchos años, después el secuestro y por último la vuelta. ¿Qué hay de todo ese tiempo entre medias? ¿No se planteó volver a por ella antes? Al igual que pasa con Juliana, crea un vacío difícil de comprender. Habría sido muchísimo más realista si ambos tuvieran mucha menos edad y hubieran, de algún modo, mantenido un contacto con el que conservar ese amor. En definitiva, me ha parecido poco realista, y lo que he notado por parte de Elliot es en el fondo una necesidad más que otra cosa. No obstante, las escenas entre ellos, el entorno, los diálogos, y un gran etcétera, consiguen que lo disfrutes de igual forma, pasándolo por alto la mayor parte del tiempo.

La trama de misterio es interesante dentro de lo que cabe, como suele pasar con los libros de Jennifer Ashley. Es más un acompañamiento que otra cosa. Además, consigue acentuar mucho más la presunta locura de Elliot, y hacer que su mujer vea realmente en qué hombre se ha convertido. También esta parte tiene su encanto, el apoyo y comprensión de Juliana. Por último comentar que volveremos a encontrarnos con algunos de los protagonistas de libros anteriores, aunque sea brevemente, y con Daniel, cuyo libro podremos leer dentro de poco. Aun así, recordar, como siempre, que se pueden leer por separado aunque yo siempre recomiendo hacerlo por orden; creo que se disfruta mucho más. Dicho todo esto, también tengo que reconocer que si no tuviera las anteriores novelas para comparar, las cuales son mucho mejores, seguramente me habría gustado mucho más. 

En conclusión, un libro correcto para pasar el rato pero que carece de la magia de los anteriores. Espero que el próximo vuelva a estar al nivel de los Mackenzie.

You Might Also Like

18 comentarios

  1. No termina de llamarme del todo..

    ResponderEliminar
  2. A mí también me pasó lo mismo Oly. Me gustó pero le faltó algo y es que es imposible enamorarte de la historia de amor si no te la explican bien, tendría que haber metido algunos flashback en los que poder ver cómo nació su amor y eso...

    Pero bueno, confío que el libro de Daniel nos devuelva la esencia de la saga :D

    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Aún no he leído los anteriores n.n
    Gracias por la reseña!
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Yo este no lo llegué a terminar, me quedé en el principio porque no me enganchaba nada, de todas maneras de esta serie "gustar-gustar", sólo me gustó el de Cam.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. La saga no me disgusta aiunque este parece más normalito.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Sí... lo malo es tener a Ian para comparar... jajajaaj Esta mujer nos "estropeó" para el resto de protagonistas masculinos y puso el listón muy alto... *____*

    ResponderEliminar
  7. Este no me convence. Gracias por la reseña!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. No he leído ninguno xD. Así que no puedo comparar, pero me gustaría empezar por el primero y ver si me convence.
    Gracias por la reseña (:
    Besitos<3

    ResponderEliminar
  9. @Tinuwel: Sí, además es el que más protagonismo tiene como secundario en todos los libros. Me parece muy curioso, pero me encanta :)

    ResponderEliminar
  10. No lo he leído, ni este ni ninguno de la saga, aunque si dices que los anteriores son mejores puede que con ellos me anime ^^

    Besoooooooos =)

    ResponderEliminar
  11. Comparto tus sensaciones, al menos en parte. Jennifer tiene un talento indiscutible, no cabe duda, pero este libro está por debajo de los anteriores a pesar de ser bueno.

    ResponderEliminar
  12. Hola guapa!
    Pues la verdad es que no me llama.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. No he leído el primero y ahora mismo tengo demasiados pendientes para empezar una saga que tampoco me llama demasiado XDDD
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  14. No sé, pero parece más de lo mismo...

    ResponderEliminar
  15. ¡Hola! :D

    Esta saga no me convence mucho, y después de saber que va decayendo, lo dejaré pasar.
Espero que el próximo lo disfrutes más.
    Gracias por la reseña ;)



    Un besito ^-^

    ResponderEliminar
  16. La tortura y la vida en la India suenan muy interesantes como pasado del personaje, a pesar de que el reencuentro entre ellos sea poco apasionado, no? :o)
    Gracias por la reseña.
    Besotes romanticotes.

    ResponderEliminar
  17. Todavía no he leído ninguno. Recuerdo el boom que causó el primero, el cual lleva muchísimo tiempo en mi lista de pendientes, pero ahora mismo no es una lectura que me apetezca.

    ResponderEliminar
  18. Pues al ver tu reseña he ido a releer la mía... y sí, toda la razón, estoy totalmente de acuerdo contigo.
    Los otros 4 realmente me gustaron mucho, y éste se me quedó corto, además tampoco tenía mucha relación con el resto de historias.

    Yo me quedé con las ganas de leer el del inspector Fellows... (L)

    Un besito

    ResponderEliminar

¡Bienvenido a mi casa! Entre libremente y por su propia voluntad, y deje parte de la felicidad que trae
~゜・_・゜~ <--- Esto es un murciélago, no Sailor Moon.